Dona

FUIMOS EXILIO. SEAMOS REFUGIO.

Hady

Hombre de Malí de 35 años. Migra con el objetivo de ofrecerles una vida mejor a su madre y su hija, para evitar la violencia y la miseria generalizadas en su país.

Nace en una familia pobre y numerosa (12 hermanos). Ha pasado toda su infancia en la pobreza, lo cual motiva que muchos de sus hermanos migren a otros países. Cuando muere su padre, Hady debe dejar sus estudios para ayudar a su madre. Trabaja durante un buen tiempo como ayudante en un autobús, subiendo y bajando los equipajes de las y los pasajeros. Su pareja se queda embarazada y tienen una hija.

En 2005 Hady logra reunir el dinero suficiente para salir de Malí en avión. Su objetivo es trabajar, conseguir dinero y hacerse cargo de su madre e hija, a quienes debe dejar en su país. Estando ya en Europa, estalla el conflicto armado en Malí y solicita el asilo sobrevenido en 2012, el cual le es denegado.

Después de varios años viviendo en el Estado español, a Hady se le concede finalmente el arraigo en 2015.

“Nunca olvidaré el día que salí, porque al salir en mi cabeza estaban mi madre y mi hija. La única cosa en la que pensaba era en si volvería a verlas o no. Tú sigues con eso en tu cabeza, pero, por otro lado, sigues mirando al futuro. En ese momento pensaba en ayudar al futuro de mi hija también. Yo no quería que ella sufriera tanto como yo lo hice de pequeño; estaba dispuesto a hacer lo que fuera para ayudar a mejorar su vida.”

Leer las otras
historias

Augustine

Igor

Ana Mary

Actualmente a nivel mundial son más de 68 millones y medio las personas que se encuentran desplazadas de manera forzada, según ACNUR.

Esta cifra se incrementa constantemente: 44.400 personas son obligadas cada día a huir de sus hogares por el conflicto y la persecución. Pero no son las únicas, ya que las causas de los desplazamientos forzados son múltiples: el expolio de los bienes naturales, el empobrecimiento y la degradación ambiental generados por el modelo capitalista depredador o las múltiples violencias sobre los cuerpos de las mujeres y la comunidad LGTBI.

Qué puedes hacer tú

Tú puedes apoyar a las personas refugiadas en su nuevo comienzo

REGALA REFUGIO

Regalando una de estas tarjetas solidarias, tanto tú como la persona que reciba el regalo contribuiréis a mejorar la vida de las personas refugiadas a las que atendemos.

DONA

Colabora con CEAR-Euskadi y defiende los derechos de las personas refugiadas. ¡Dona!

¿Sabes que tu aportación a CEAR-Euskadi tiene deducción fiscal?

¿Cada cuanto tiempo?

DONA

COMPARTE

Si compartes estas historias en tus redes sociales, tus contactos las verán y conocerán esta realidad. ¡Ayúdanos a difundirlas!